Dominus Flevit

Ayer, bajo una lluvia intermitente, nos dirigimos a pie hacia el Monte de los Olivos, desde donde empezaríamos una interesante visita a distintos lugares llenos de tradición secular. De manos de un arqueólogo, emprendemos el camino de subida hacia la Iglesia conocida como “Dominus Flevit”, donde se recuerda aquel pasaje del Evangelio de Lucas en el que Jesús, acercándose a la ciudad que le verá morir, llora sobre ella y dice: “¡Si también tú conocieras, a lo menos en este tu día, lo que es para tu paz! Pero ahora está encubierto a tus ojos”. Si se presta atención a la imagen que acompaña este post se entiende bastante bien la impresión que Jesús se tuvo que llevar al ver Jerusalén, aunque claramente no coincida con la vista que nuestro Señor tuvo. Si no se puede decir con toda seguridad que éste sea justo el sitio, al menos, como digo, nos podemos hacer una idea bastante cercana.
El recorrido empieza en subida. Por el camino, el profesor nos indica que algunas de las rocas que vemos al margen de la carretera son seguramente parte de la antigua manera de subir a la cima del monte. Por aquí muchos peregrinos antiguos (gracias a los cuáles podemos hoy seguir investigando la arqueología de la zona) subieron buscando los lugares santos; quizá estos “escalones naturales” fueron usados por Jesús y sus discípulos en sus “retiros” al Monte, a “un lugar tranquilo”…
Dejando a la derecha el cementerio judío, entramos en los límites de la posesión de la Custodia de Tierra Santa. Nos detenemos ante unos asombrosos yacimientos arqueológicos, famosos por ser los primeros en los que se encontraron tumbas de período tardo-helenístico y romano con nombres tan conocidos como Mateo, Santiago, Jesús, Judas, etc. La pregunta obvia, debido al fragor de las noticias, se lanza al aire. La respuesta del profesor es categórica. El sensacionalismo es mal compañero de la actividad arqueológica.
Visitamos la capilla moderna, de 1955, construida sobre las ruinas de otra capilla bizantina. Me sobrecojo por las vistas. La capilla actual cambia la orientación de la primera, para permitir al visitante (y al celebrante) la magnífica visión. Nuestra suerte no es completa, pues el cielo gris sigue derramándose sobre Jerusalén. Pero aún así, viene a mi mente aquello del Salmo 122: “Jerusalén, construida como ciudad bien compacta”. Es una traducción difícil la de este versículo, pero que se entiende desde esta vista: una ciudad encerrada entre sus muros, con una sensación que puede llegar a agobiar, pero que sacia de seguridad y grandiosidad.
Jesús seguramente vio una panorámica similar, y al seguro que se le vinieron a la mente éste y otros muchos textos sálmicos y bíblicos que cantan la belleza de Jerusalén. La visita continuó en ascenso, pero mi espíritu se detuvo allí por un momento, adquiriendo la calidad del espíritu de cualquier peregrino que se dirige a Jerusalén desde tiempo inmemorial.
Para más información, aquí va una página breve, en inglés, pero que contiene la información necesaria para conocer la historia de la capilla y de sus alrededores: Dominus Flevit
Explore posts in the same categories: Antiguos, Jerusalén

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: