La teología, esclava de la fe

“La teología es esclava de la fe y de los fieles; no tiene que “dominar sobre la fe, sino contribuir al gozo” de los creyentes (cf. 2 Cor 1,24), ayudar a la inteligencia que razona a regocijarse también ella en los misterios de la fe. Por eso mismo ha de ser modesta ante los fieles, algunos de los cuales – a veces los más sencillos- gozan con frecuencia de una fe luminosa que podría confundir a los doctos. Ante los propios misterios, el cuestionamiento de la teología ha de mostrarse lleno de discreción. Sería un sacrilegio y una ingratitud empeñarse en desgarrar el velo bajo el que se revela el Señor, cuando es ya tan grande la condescendencia de aquel que se da a conocer de ese modo. Para seguir siendo discreta y sumisa, la teología tendrá que imitar el respeto emocionado de los apóstoles ante la aparición del Resucitado en las orillas del lago: “Ninguno de los discípulos se atrevía a preguntarle: ¿quién eres tú? Ya sabían que era el Señor” (Jn 21,12). Por consiguiente no buscará evidencias racionales para eludir la obligación de creer; no preguntará: “¿Es verdad lo que dice el Señor?”, sino: “Señor, ayudanos a comprender mejor lo que nos dices”

Tomado de Francois-Xavier Durrwell, La eucaristía,sacramento pascual, Salamanca 1997, p. 13

Explore posts in the same categories: Antiguos, Teología

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: