Archive for the ‘Arqueología’ category

Descubren un muro del Primer Templo en Jerusalén

marzo 30, 2007
Traduzco un artículo de última hora en el Jerusalem Post, en el que se habla de un descubrimiento que dará mucho que hablar, al menos entre los arqueólogos. Dejo también el link para los que lean inglés. Es breve, pero intenso:

Encontrado un muro del primer templo en la Ciudad de David
por ETGAR LEFKOVITS

Un muro del primer templo ha sido recientemente descubierto en la Ciudad de David de Jerusalén, reforzando la demanda de que es el lugar del palacio del rey David, dijo una arqueóloga el pasado jueves.
El nuevo descubrimiento, hecho por la Dra. Eilat Mazar, miembro senior del Shalem Center’s Institute for the Archeology of the Jewish People, viene poco después de dos años de que ella dijese que había descubierto la localización del palacio en el lugar justo fuera de las murallas del la Ciudad Vieja.
El monumental edificio del siglo X a. C. encontrado por Mazar en 2005 en una excavación de seis meses ha encendido el debate entre los arqueólogos sobre si éste es en verdad el palacio construido para el victorioso David por el Rey Jirán de Tiro, como cuenta 2 Samuel 5.
Una sección de 20 metros de largo de un muro de 7 metros de grosor ha sido descubierta ahora. Indica que la ciudad de David sirvió una vez como un centro principal de gobierno, dice Mazar.
Mazar estima que menos de un cuarto de todo el muro ha sido descubierto hasta ahora, y dice que es el sitio más grande del tiempo del Rey David que haya sido nunca descubierto.
La excavación está patrocinada por el Shalem Center de la capital, con el apoyo académico de la Hebrew University de Jerusalén.

Recursos de Arqueología Bíblica en español

marzo 25, 2007
Lo prometido es deuda, así que aquí va una serie de enlaces a páginas en español sobre arqueología bíblica. No están todas, puede que no sean las mejores, pero nos pueden ayudar a entrar en el conocimiento de las costumbres y de la historia de la región en la que se desarrolla la Biblia. Hoy, día de la Encarnación, no se me ocurre mejor regalo.

Un primer link es terrae antiqvae, un blog dedicado a todas las especializaciones de arqueología, pero en el que es posible navegar por temas como Mesopotamia, Próximo Oriente, y lo que nos toca más de cerca en nuestro estudio bíblico: Israel. Muchas fotos, y bastante actualizado.
En nuestro mismo servidor nos encontramos con un blog titulado I.E.A.B. según la misma página, un grupo de personas que se dedican a la investigación en la rama de la arqueologia bíblica), se puede encontrar una serie de artículos sobre diversos temas, tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento. Quizá sería de agradecer que se quitase la música de cada página, pues disturba al lector.

En estas tres páginas se pueden encontrar muchos links, con los que aumentar nuestro conocimiento sobre la ciencia arqueológica. Espero que sea de vuestro agrado, y que sirva para mayor gloria de Dios.

SBF: Estudiar Biblia en Jerusalén

marzo 7, 2007
Desde hace dos semanas soy alumno oyente del Studium Biblicum Francicanum. El SBF es actualmente la Facultad de la Facultad de Ciencias Bíblicas y Arqueología de la Pontificia Universidad “Antonianum” de Roma. Tiene su sede en Jerusalén en el Convento de la Flagelación y comprende dos ciclos de especialización, Licenciatura y Doctorado en Ciencias Bíblicas y Arqueología.
En pleno barrio musulmán de Jerusalén, se sitúa aproximadamente sobre lo que sería la fortaleza antoniana. Bajo su techo se estudian lenguas, historia, exégesis, teología… y con el impulso de esta misma institución se llevan a cabo importantes excavaciones arqueológicas en puntos como Nazaret, Cafarnaún, Jerusalén (Getsemaní, Dominus Flevit, S. Sepulcro, Ascensión), Ein Karem, Belén, El-Qubeibeh/Emaús, Herodium, Kafr Caná, Maqueronte, Magdala, Nebo (Siyagha, Mujayet), Tabga y Tabor.
Entre las publicaciones, señalamos la revista Liber Annuus, y las colecciones Collectio Maior, Collectio Minor, Analecta y Museum.

En su página web, trilingüe (italiano, español e inglés), se puede, entre otras cosas, visitar virtualmente el museo que posee, descargar apuntes de los profesores, conocer los lugares visitados y escavados por los especialistas, y un sin fin de cosas más. Sólo una pega: siendo trilingüe (y en algunos puntos con más de estas tres lenguas) no todas las secciones tienen correspondencia, es decir, están sólo en una de estas lenguas (normalmente, en inglés). Es preferible navegar en la lengua de Shakespeare y así darse cuenta del enorme recurso que esta página supone para el estudio de la Biblia y el disfrute de la Tierra Santa.

Tumba de Jesús: fraude "titánico"

marzo 4, 2007
Ya me he referido, tangencialmente, a este suceso en otro post. Pero sé que está y seguirá estando en boca de muchos el “maravilloso” descubrimiento de la conocida como “verdadera tumba de Jesús”. Por esta razón, publico este artículo de Laura L. Caro, corresponsal de ABC.es en Jerusalén. No he podido ir al sitio, no creo que sea necesario. Al leer el artículo se comprenderá por qué.

El fraude titánico de James Cameron
«Si buscan lo del documental, buena suerte. Porque no sabemos dónde está ni hemos tenido la menor curiosidad». Sola y a pleno sol como la mayoría de los 30.000 yacimientos mortuorios documentados en Israel, ignorada en la trasera de un edificio de viviendas de clase media del barrio de Talpiot Este, la presunta puerta de entrada a la que ha sido bautizada por el cineasta James Cameron como «la historia arqueológica más importante del siglo», permanecía ayer sellada bajo una ramplona capa de cemento de un palmo de grosor, pero expuesta sin vigilancia alguna a las intenciones de cualquiera. No a la de los habitantes de esta calle llamada Dov Gruner -una urbanización de los años 80 a cinco kilómetros de la Ciudad Vieja de Jerusalén-, entre quienes la posibilidad remota de haber tenido enterrados los restos de Jesucristo justo delante de sus narices sólo ha producido indiferencia y un punto de fastidio. «No tengo mucha idea de dónde está, se lo aseguro, he visto esta semana algunos extranjeros merodeando por aquí y, la verdad, no necesitamos un escándalo como éste, que rompa la tranquilidad del barrio», repite Eliai encogiéndose de hombros, sin haberse preocupado siquiera de saber que la cueva se localiza a menos de cien metros escaleras arriba de donde repara su coche.

Continúa…


La expectativa del dinero
La otra reacción entre los vecinos del lugar cuyo nombre dará hoy mismo la vuelta al mundo, por obra y gracia de la cadena norteamericana Discovery Channel, ha sido, si acaso, la dulce expectativa del dinero. «Jesús era judío ¿no?… Si al final se creen que sus restos permanecieron aquí mismo durante casi 2000 años, cristianos de todo el planeta querrán venir, incluso a quedarse, y nuestras casas subirán de precio… -explica Moshe Grachav con sonrisa de deseo- Yo lo veo posible, muy posible…». Y no va del todo desencaminado, porque es ese olor a dinero, la sospecha descarnada de que se trata de «una fábula inventada», un cuento para consumo de masas heredero de la mejor tradición de Indiana Jones y del multimillonario éxito del Código Da Vinci, una «manufactura» diseñada para hacer caja -pero a mayor gloria de la cuenta corriente del director Simcha Jacobovici, del Cameron autor de «Titanic» y de su industria de hacer cine- en lo que han coincidido los más reputados expertos. En que es un fraude «titánico». Desde el arqueólogo israelí Amos Kloner -uno de los primeros que estudió la cueva, descubierta en 1980- que se ha referido a la narración de la tumba de Talpiot como «una hermosa historia, pero sin sentido»; hasta el padre Artemio Vítores, Vicario de la Custodia Franciscana de los Santos Lugares y uno de los mayores conocedores de las tradiciones teológicas y científicas que avalan los sitios venerados en Jerusalén, para quien «todo esto se resume en una sola palabra: bussiness». O sea, negocios.
Cada uno desde su cátedra, han insistido por separado en tres elementos comunes que dejarían la trama que se estrena hoy convertida en una burda amalgama de datos -por otro lado, conocidos hace décadas-, que sólo con grandes dosis de drama, aparente erudición y pretendido refuerzo científico ha servido para tejer la ficción de que los huesos de Yeshua bar Yosef («Jesús, hijo de José»), María, Matia (Mateo), Yose (José, un hermano de Jesús), Yehuda bar Yeshua («Judas, hijo de Jesús») y Mariamene e Mara («María la del maestro», o María Magdalena, según la lectura de François Bovon, profesor de la Universidad de Harvard), reposaron en Talpiot.
Primero, la evidencia de que los nombres supuestamente identificados en las urnas -y el de «Jesús», sostiene Kloner, «está muy lejos de ser descifrado de forma concluyente»- eran tan corrientes en la época como lo demuestra que el 25 por ciento de las mujeres se llamaban María y al menos el 10 por ciento José. El arqueólogo tiene documentados hasta cuatro osarios con la inscripción «Jesús, hijo de José», y el vicecustodio recuerda sin esfuerzo la confluencia de inscripciones similares en el hallazgo del «Dominus Flevit» de 1953 y de la denominada «tumba de los pendientes», del siglo XIII antes de Cristo.
También la «imposibilidad» de que una familia de Galilea, como era la de Jesucristo, terminara siendo enterrada en un lugar como Jerusalén, donde no tenían lazos, resta cualquier consistencia al relato, por no hablar de la «absoluta falta de evidencias científicas»: el hallazgo estrella explicado el pasado lunes en la rueda de prensa ofrecida por Cameron y Jacobovici en Nueva York remitía a la ausencia de vínculos de sangre entre «Jesús» y «Magdalena», de la que han deducido que eran una pareja. «No hay nada, ni testimonios históricos», reprocha el padre Artemio. «Denme una prueba científica y lidiaré con ella… es imposible», ha clamado Kloner.

El precio de las reliquias
El «préstamo rutinario» por parte de la Autoridad de Antigüedades de Israel de urnas tan presumiblemente importantes para ser trasladadas y exhibidas en Estados Unidos, más la inclusión de un décimo osario -el supuesto de «Juan el Bautista», catalogado oficialmente como una «falsificación» hace años- en los estudios estadísticos que aseguran que la tumba de Talpiot encierra los restos de la Sagrada Familia con una probabilidad de 599 veces sobre 600, redondean la impresión del montaje. «A ver a qué precio salen ahora las reliquias -ironiza el padre franciscano-; todo esto es un insulto a la inteligencia, antes que a la fe… ¿Qué si la Iglesia lo cuestiona? No cuestiona nada, porque es tan burdo que no supone ningún peligro».

Restos en la tumba del Apóstol

diciembre 9, 2006
Menudo hallazgo el de estos días en las excavaciones de la Basílica de San Pablo Extramuros. Se debe esperar a los resultados de los análisis pero puede ser un acontecimiento arqueológico si se confirma que las piezas encontradas son del siglo I.

Ciudad del Vaticano, 7 de diciembre.- Un grupo de arqueólogos del Vaticano descubrieron restos humanos tras una serie de excavaciones realizadas en la basílica romana de San Pablo Extramuros, que corresponderían al llamado “apóstol de los gentiles”. La Sala de Prensa de la Santa Sede informó este jueves que el próximo lunes se presentarán oficialmente los trabajos que sacaron a la luz un sarcófago de los primeros años del cristianismo, ubicado bajo el altar mayor del templo propiedad del Vaticano. La tumba, que data aproximadamente del año 390 d.C. fue recuperada en una excavación que comenzó en 2002 y concluyó en noviembre pasado, informó el jefe del proyecto, Giorgio Filippi. La Basílica San Pablo Extramuros es la segunda en importancia y dimensiones en Roma después de San Pedro del Vaticano, la más grande del cristianismo mundial, se encuentra al sur de la capital italiana y, según la tradición, fue edificada sobre los restos de San Pablo.
Donde actualmente existe el templo hubieron dos iglesias anteriormente, la segunda de éstas edificada por órdenes del emperador Teodosio. Al parecer, en esta segunda iglesia estaba a la vista la tumba de San Pablo, pero luego se tapó al construir el edificio actual tras un incendio en 1823.
Fuentes vinculadas al proyecto explicaron que los trabajos exploratorios comenzaron luego de la queja de numerosos peregrinos que, durante el Gran Jubileo del año 2000, no pudieron ver o tocar el mausoleo del venerado apóstol. El templo surgió originalmente por deseo del primer emperador cristiano de Roma, Constantino, que lo mandó a construir en el lugar que la tradición marcó como en el que fueron enterrados sus restos, cerca de la basílica de las Tres Fuentes, donde fue martirizado.
Este sitio se encuentra a las afueras de la muralla que protegía la antigua Roma, a 11 kilómetros del Vaticano. Se trata de una de las llamadas “cuatro basílicas”, grandes templos del catolicismo en Roma junto con San Pedro, San Juan de Letrán y Santa María la Mayor.

Fuente www.prensa.com